desinfeccion con ozono es eficaz

¿Es efectiva y segura la desinfección con Ozono?

La desinfección con Ozono es una técnica de desinfección que se popularizó con el inicio de la pandemia del coronavirus. La falta de información generó numerosas dudas sobre su eficacia y también sobre su seguridad, al tratarse de una sustancia nociva para las personas. En este artículo analizamos la eficacia y seguridad de la desinfección con ozono y que alternativas eficaces existen.

¿Cómo funciona la desinfección con Ozono? El proceso consiste en liberar Ozono (O3) en el espacio a desinfectar. El Ozono es un gas existente en capas altas de la atmósfera de forma natural, con una gran capacidad oxidante. De esta manera, es capaz de oxidar la cobertura de virus, bacterias y otros patógenos, produciendo así su inactivación.

Al tratarse de un gas, tiene un alcance mayor que otros productos químicos y además reacciona produciendo oxígeno, por lo que no genera residuos como otras opciones químicas, y tiene la capacidad de neutralizar olores. A pesar de tener ciertas ventajas, tiene una eficacia limitada y genera efectos nocivos para la salud.

El Ozono tiene ciertas limitaciones de eficacia y no es seguro para el ser humano

El Ozono no ha sido incluido en la lista de productos viricidas elaborada por el ministerio de sanidad y no se recomienda como solución eficaz de desinfección contra el SARS-CoV-2 debido a que no hay estudios concluyentes que demuestren la eficacia frente a este patógeno. A pesar de ser un gran oxidante y tener cierta capacidad germicida, los estudios realizados a raíz de la pandemia, dan unos resultados de eficacia muy limitada.

desinfeccion quimica
La desinfección química es una de las opciones tradicionales de desinfección

La otra gran problemática que plantea el Ozono es su efecto nocivo para la salud humana al ser respirado. La cantidad de Ozono a utilizar está limitada por recomendación de la OMS y regulada por la norma UNE 400-201-94 a: <100 µg/m³ (equivalente a 0,05 ppm) en una exposición de dos horas.

A pesar de esta limitación, no es seguro utilizarlo con personas en el espacio, se deberá ventilar la estancia para eliminar el Ozono y las personas que apliquen la sustancia durante el tratamiento deberán llevar la protección adecuada.

¿Qué alternativas existen a la desinfección con Ozono?

Durante la crisis sanitaria causada por la pandemia, se recomendó el uso de otras opciones germicidas con una eficacia comprobada y mayor número de resultados concluyente. La desinfección ultravioleta es una de las opciones más recomendables por su eficiencia y eficacia comprobada.

La desinfección ultravioleta funciona irradiando Luz Ultravioleta de Tipo C sobre superficies, objetos o el aire para inactivar los patógenos y realizar la desinfección. La radiación UV-C destruye el material genético de los microorganismos, impidiéndoles de esta manera realizar sus funciones vitales y, por lo tanto, reproducirse y causar infecciones.

cadenas de adn rotas por el efecto de la radiación ultravioleta para desinfección

La desinfección ultravioleta tiene una tasa de desinfección superior al 99,9% y es efectiva contra virus, bacterias, hongos, protozoos, levaduras y algunas esporas, además de una eficacia comprobada contra el SARS-CoV-2. Aunque la radiación ultravioleta es dañina para el ser humano, los equipos de desinfección ultravioleta cuentan con medidas de seguridad para evitar su exposición, como sensores de movimiento con apagado automático, inicio retardado, alarmas y control remoto.

En cuanto a la desinfección de aire, la efectividad es incluso mayor, del 99,93% en el caso de los equipos de Stonex y su uso es totalmente seguro con personas en el espacio, ya que no tienen radiación exterior fuera del equipo que realiza la recirculación del aire. Estos equipos tienen también una eficacia mayor que la de los simples purificadores de aire.

Ir arriba