medidores de co2 efectividad dioxido de carbono en la ventilación

¿Son efectivos los medidores de CO2 como herramienta para garantizar la prevención de infecciones?

Tradicionalmente se han utilizado los medidores de C02 como indicadores de la calidad del aire en espacios interiores. Al ser el C02 o Dióxido de carbono un gas expulsado por los seres humanos, cuando el medidor de C02 marca una menor cantidad, indica que el aire está siendo renovado. Si hay menos concentración de CO2, también habrá menos cantidad de otras partículas que puedan permanecer en ese ambiente.

Con la llegada de la pandemia y la transmisión principalmente por aerosoles del coronavirus, se ha recomendado como medida básica que podemos tomar de forma sencilla, airear o ventilar los espacios para renovar el aire, o bien, utilizar purificadores con filtros. Como medida básica, la simple renovación del aire o su filtrado ayuda en cierto modo a hacer salir parte de esos aerosoles.

Un medidor de Dióxido de Carbono nos ayudará a verificar que se está produciendo adecuadamente esa ventilación, pero no es el mejor indicador para verificar la desinfección del ambiente para la prevención de infecciones de forma eficaz. No obstante, si tan solo tomamos medidas como usar purificadores con filtros o abrir las ventanas, los medidores de CO2 nos pueden ayudar a verificar que se está renovando parte del aire.

¿Qué alternativas más efectivas existen a la renovación del aire?

Una de las soluciones que han demostrado ser más efectiva es la desinfección del aire mediante luz ultravioleta. Los equipos de desinfección de aire UV-C realizan una desinfección de los patógenos del aire, inactivando su capacidad de producir infecciones.

¿Cómo funcionan estos dispositivos? Los equipos mueven el aire, siendo capaces de renovar grandes volúmenes y lo hacen pasar por el cuerpo del dispositivo, donde están colocadas unas lámparas, que emiten radiacion ultravioleta de Tipo C, que desinfectan el ambiente de microorganismos y lo complementan con algunos filtros.

¿Cómo se produce la desinfección? La Radiación Ultravioleta de tipo C ha demostrado ser eficaz al atacar directamente el material genético de los microorganismos (ADN y ARN), causando graves daños que les impiden realizar sus funciones vitales, entre las que se incluyen reproducirse y por lo tanto causar infecciones.

En el caso de los dispositivos Goldensea UV utilizados por las soluciones de desinfección del aire UV-C de Stonex, han demostrado una eficacia excelente, con una tasa de reducción de microorganismos superior al 99,93%. Son efectivos contra virus como el covid-19 pero también contra bacterias, hongos, levaduras, esporas y protozoos.

cadenas de adn rotas por el efecto de la radiación ultravioleta para desinfección

Un medidor de C02 puede que indique valores altos de dióxido de carbono al utilizar soluciones de desinfección UV-C, ya que no se enfocan en reducir la cantidad de este gas, sino en la desinfección efectiva. La desinfección mediante luz ultravioleta no renueva parte del aire por otro con menor cantidad de dióxido de carbono, sino que inactiva los microorganismos que se encuentran en él.

Un valor bajo de CO2 no significa que el ambiente este desinfectado, simplemente, que el aire ha sido parcialmente renovado por otro nuevo con menor cantidad de gas, aunque los microorganismos pueden permanecer activos en el ambiente.

Por ello, los medidores de CO2 son una buena opción para verificar la eficacia si tomamos medidas básicas y más limitadas como la ventilación, renovación del aire y los purificadores, pero no es un indicador adecuado si tomamos soluciones más efectivas en prevención de infecciones como la desinfección del aire mediante luz ultravioleta Tipo C.

Ir arriba