Desinfección de aire

¿Purificación y desinfección del aire? La tecnología UV como la clave

La tecnología UV se presenta como una solución eficaz y eficiente en combinación con los sistemas de purificación del aire a la hora de garantizar la desinfección de espacios en presencia de personas. 

Para comprender lo que aún no sabemos sobre los filtros HEPA y su uso en los dispositivos de purificación de aire, es necesario entender el papel que juegan los aerosoles en la infección del SARS-CoV-2. En un documento desarrollado por la GAeF se resume un gran número de estudios realizados sobre la formación de partículas de aerosol cargadas de virus y su propagación. 

Basándose en ellos, se puede concluir que dichas partículas de aerosol exhaladas pueden desempeñar un papel destacado en la propagación del virus. Para combatirlo, la tecnología ultravioleta se convierte en el mejor complemento para la desinfección de dichos espacios. 

Comprensión del papel de las partículas de aerosol en la infección por SARS-CoV-2

Un aerosol es una mezcla heterogénea de partículas junto con el gas o mezcla de gases que las rodea. Las partículas transportadas por el aire pueden ser sólidas, así como gotas de líquido. En un aerosol estable, los componentes líquidos o sólidos se distribuyen homogéneamente como partículas en suspensión.

El SARS-CoV-2 tiene un tamaño de 0,06 a 0,14 micrómetros, pero las partículas de aerosol líquido exhalado son más grandes. Estas pueden, además, reducirse por evaporación, dependiendo de las condiciones ambientales. Podríamos decir que las partículas de aerosol más grandes caen al suelo, mientras que las más pequeñas pueden permanecer en el aire durante mucho tiempo. 

La eficacia de separación de los filtros HEPA indicada no tiene en cuenta este importante tamaño de reducción. Es por ello, que los purificadores de aire no son suficientes por sí solo si queremos garantizar una circulación de aire segura y libre de partículas infecciosas. 

¿Uso de purificadores de aire para la desinfección del SARS-CoV-2?

Los purificadores de aire marcan la diferencia en los espacios interiores a nivel de bacterias y partículas alérgenas entre otros. Pero el uso de los filtros H13 y H14 no tienen ninguna ventaja técnica si lo comparamos, por ejemplo, con un filtro E11. Es decir, el mismo “rendimiento de limpieza” de H13 se puede conseguir con un filtro E11 con su eficacia de separación del 95% (frente al 99;95%), si el caudal del aire es sólo un 5% mayor.

La clave reside en que cualquier filtro hará que el caudal del aire se vea minimizado, lo que llevará a que la capacidad para “purificar” el aire disminuya. Por tanto, no se garantiza una circulación de aire lo suficientemente segura  ya que eso implicaría que necesitáramos muchas unidades de purificadores para poder desinfectar una habitación. 

La acción combinada de este tipo de sistemas junto con la tecnología UVC permite que con menos unidades de dispositivos sea posible aumentar el flujo de aire limpio en espacios cerrados. Esto es debido a que aquellas partículas que traspasaran el filtro quedarían fulminadas por la luz ultravioleta antes de abandonar el propio dispositivo. Este tipo de sistemas combinados son eficaces y seguros en presencia de seres vivos por lo que se presenta como una solución eficiente y eficaz para su aplicación en aulas, gimnasios y multitud de espacios. 

Ventajas y desventajas del uso de purificadores de aire en espacios cerrados

Las ventajas de los purificadores de aire en comparación con la ventilación es  que no se escapa el calor de la habitación. Además, su eficacia es independiente de la concentración de partículas en el aire exterior. Por esta razón, los purificadores de aire se consideran un componente adicional para minimizar el riesgo de agentes alérgenos o bacterias. Esto sucede especialmente en las habitaciones en las que no es posible la ventilación regular.

Las desventajas son los posibles costes adicionales de adquisición, el consumo de energía y las emisiones de ruido del ventilador si buscamos una alta eficacia. Además, hacen que el aire sólo circule y no se intercambie. En definitiva, no garantizan la desinfección del mismo como si lo hace la tecnología UV. 

Purificadores VS desinfección del aire por ultravioleta

Desde hace décadas, es sabido que la irradiación UV-C de los virus conduce a su inactivación. Pero eso no es todo, además ya se ha demostrado la eficacia de la irradiación UV para inactivar también el COVID-19.

Los purificadores de aire pueden contribuir a reducir la concentración de partículas y bacterias en un espacio cerrado. Minimizan, pero no acaban con la presencia del SARS-CoV-2 por sí solos. Además, hay que tener en cuenta el caudal de aire y no sólo la eficacia pura del filtro en sí. En términos de consumo de energía y costes, el uso de filtros de alta eficiencia puede ser incluso contraproducente. Para evitar infecciones, es aconsejable que funcionen con un 100% de aire fresco siempre que sea posible.

En principio, ninguna medida por sí sola podría funcionar. Los purificadores de aire están equipados con un ventilador que aspira el aire de la habitación, lo hace pasar por los filtros y lo devuelve a la habitación. Según numerosos estudios la interacción de varias medidas es la mejor manera de minimizar el riesgo de infección.  En caso de contar con un purificador de aire, deberíamos asegurarnos de que se base en la radiación UV-C y de que esté adecuadamente dimensionado. Sin olvidarnos de comprobar si es un sistema seguro para utilizar en la sala en la que queramos ubicarlo, con el fin de reducir significativamente la carga de partículas y virus.

Soluciones con tecnología UV

Soluciones como el UVAir de GoldenSeaUV de desinfección ultravioleta, distribuido en España por Stonex, ofrece la purificación del aire junto con la ayuda de la radiación UV que permite la inactivación del virus. De este modo, se ofrece un espacio desinfectado y no sólo purificado.

Además, dado que los filtros HEPA aumentan la resistencia al flujo y por tanto, pérdida de presión, existen otros dispositivos como el UVAir300F. Este permite la desinfección del aire de cualquier tipo de virus y bacteria a través de tecnología ultravioleta pero sin la filtración de filtro HEPA. UVAir300F permite la desinfección de espacios de mayor tamaño y es capaz de desinfectar mayor volumen de aire.

Actualmente, nos encontramos en un momento donde los dispositivos de desinfección de aire con tecnología UV se vuelven necesarios para el presente que vivimos. Sin embargo, este tipo de tecnología viene para quedarse dado que permite convertir todos nuestros espacios en zonas seguras ante cualquier contagio. Tanto oficinas como colegios, así como espacios de gran público se convierten en los principales usuarios de una nueva tecnología de la que se necesita formación y conocimiento. 

Desde Stonex, dedicada a la iluminación profesional desde hace más de 40 años, ofrecemos soluciones enfocadas a la desinfección de los espacios a través de tecnología UV. Desde el asesoramiento a la formación, pasando por la instalación. Un servicio integral con el que el cliente podrá sentirse informado y acompañado en todo momento. 

STONEX

STONEX está dedicada a integrar soluciones en iluminación y control profesional. 40 años de experiencia en el sector de la iluminación profesional, más de 500 proyectos y la confianza de más de 1.500 clientes avalan la profesionalidad de un equipo en constante formación y desarrollo. Nuestro know-how en el exigente mundo de la iluminación profesional nos ha permitido desarrollarnos en líneas transversales como la iluminación UV-C, la iluminación de emergencia y la mecánica en espacios escénicos.  

GOLDENSEA UV

Compañía líder en fabricación y diseño de iluminación de alta tecnología, Golden Sea Professional. El gran equipo de expertos que forma esta marca garantiza que la calidad, la seguridad y el rendimiento de los productos sean del más alto nivel. Todos los productos de GSUV son compatibles con CE, ETL y FCC.

Ir arriba